Etiquetas

domingo, 22 de septiembre de 2013

La detención del tráfico impedía que el grano llegara a Beijing

Por Paloma Larena

A mediados del siglo XIV las masas populares, agobiadas por el desabastecimiento de alimentos, los trabajos forzados y la tremenda inflación pusieron fácil la llegada al trono de una nueva dinastía: los Ming, en 1368. De nuevo el Gran Canal estaba en la historia, pues la detención del tráfico durante el mandato del emperador mongol Shunti, impedía que el grano llegara a Beijing, provocando el desabastecimiento. Las condiciones climatológicas fueron también un signo de que el desdichado emperador había perdido el mandato del Cielo, ya que durante esa época se produjeron fuertes inundaciones del Río Amarillo, provocando el caos más absoluto. Resulta significativo que una de las primeras grandes obras que se plantea la nueva dinastía Ming, nada más llegar al poder, sea junto con la ampliación de la Gran Muralla, la reconstrucción del Canal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.