Etiquetas

jueves, 19 de septiembre de 2013

Fu, Lu y Shou

Por Paloma Larena

Merodeaba este verano por los anticuarios de Oporto buscando "chinerías" cuando el dueño de un local reclamó mi atención. Mostraba entre sus manos una deliciosa figurilla realizada en "piedra de sabón", un material de cierta ductilidad para su tallado. La estatuilla, representando a un anciano de cabeza rapada,   frente prominente y luengas barbas, me cautivó tanto que no pude resistir la tentación de hacerme con ella.

Ahora escribo mientras la contemplo delante de mi. En su mano derecha porta una especie de bastón o cayado tan largo como el venerable anciano. En la izquierda sostiene, a la altura del pecho, un inmenso melocotón. Para mi sorpresa, ha resultado ser Shou, uno de los tres sabios o deidades que según la mitología china popular no deben faltar en el hogar para garantizar un buen feng shui.

Shou es el símbolo de la longevidad y la inmortalidad. Sus acompañantes, que ahora quiero encontrar para completar el trío de la buena suerte son Fu y Lu. Su popularidad se remonta a la dinastia Ming que reinó en China durante 276 años, desde 1368 a 1644.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.