Etiquetas

lunes, 12 de diciembre de 2011

Población, tropas y mercancías


Por Paloma Larena

Los emperadores de las dinastías Ming (1368-1644)) y Qing (1644-1911) utilizaron el Gran Canal Imperial como principal vía de comunicación que vertebraba y daba cohesión a su Imperio. Los emperadores navegaban por él, en campañas de inspección, para comprobar el vertiginoso desarrollo de su territorio, en parte gracias a la intensa actividad que se desarrollaba a través de esta vía de comunicación.

Y es que los movimientos de población, mercancías y tropas dieron lugar a la aparición de numerosas ciudades, a lo largo del Canal. Las ciudades de Beijing, Tianjin, Jining, Xuzhou, Yangzhou, Suzhou y Hangzhou florecieron y alcanzaron mucho de su esplendor gracias a esta corriente de agua de casi 2.000 kilómetros de longitud que las hacía interdependientes unas de otras. El Canal unía Beijing con Hagzhou, en el sur, a 97 kilómetros de Shanghai.
  
El comercio de grano cerealista alcanzó su máximo exponente durante la dinastía Song del Sur, un hecho determinante para que Hangzhou llegara a tener más de un millón de habitantes, convirtiéndola en una de las más grandes de la época. Y durante los Tang, el Gran Canal hizo que la ciudad se convirtiera en uno de los tres puertos de la dinastía, junto con Guanzhou y Yangzhou. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.