Etiquetas

domingo, 16 de diciembre de 2012

LA INDUSTRIA FOTOVOLTAICA. LA CRISIS DESPIERTA EL PROTECCIONISMO.UNA GUERRA COMERCIAL ABIERTA.




REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO





Guerra comercial en la industria fotovoltaica.
China se queja a la OMC por subsidios de la UE a la energía solar.  La UE abre investigaciones sobre los productos de esta industria importados desde China alegando que estan vendiendo celdas solares fotovoltaicas en Europa por debajo del coste del mercado, una práctica conocida como dumping.
EEUU pone en entredicho la lealtad comercial China en la industria de la energía solar.
 
Una guerra mundial en el mercado de las energías renovables, que afectará al desarrollo del sector

 

El Ministerio de Comercio chino ha  presentado  una petición de investigación al órgano de disputas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) por los subsidios que la UE aplica a la energía solar, que en opinión de China han dañado sus exportaciones.


China asegura que los estados miembros de la UE "han violado las normas de la OMC y han dañado seriamente las exportaciones fotovoltaicas de China".
La iniciativa de Beiging se produce después de que las autoridades chinas anunciaran que abrian una investigación contra la importación de polisilicio (material usado en las plantas de energía solar) desde la UE por posible "dumping".
La investigación durará un año (aunque puede extenderse seis meses más si las circunstancias lo requieren) y se unirá a las que China inició ya contra las importaciones del mismo producto desde Estados Unidos y Corea del Sur, en un momento de crisis y tensiones en el sector mundial de la energía solar.


La UE abrió una investigación sobre la industria y las ayudas del gobierno chino

La UE de inició una investigación similar a los productos chinos de paneles solares ante los precios "anormalmente bajos" de esos productos, según aseguró entonces la comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo.


Tren Chino-europeo cargado con componentes fotovoltaicos, con destino a Alemania, en la nueva ruta de la seda 
 
Las exportaciones de placas solares chinas han suscitado dudas igualmente en Estados Unidos, que considera que las empresas del país asiático reciben subsidios  y ha decidido imponer aranceles a la importación de productos solares llegados de china.

Sin embargo, la crisis es en buena parte responsable ya que el sector solar mundial se ha visto perjudicado por la reducción de las ayudas que hasta ahora venían aportando los países al desarrollo de las energías renovables, especialmente en la Unión Europea, el principal mercado de esta industria.
El anuncio se hizo en el foro Asia-Europa (ASEM), al que asistieron China y representantes de los 27 estados de la Unión Europea.
Bruselas ya inició en septiembre 2012 un primer procedimiento contra China alegando que vende los paneles solares a precios inferiores al coste de producción (práctica conocida como 'dumping'), causando un importante perjuicio a la industria europea.
Y, el Gobierno chino replicó a esta ofensiva presentado una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las subvenciones que concede la UE y algunos Estados miembros, en particular Italia y Grecia, a la energía solar.

Los productos sobre los que la UE ha abierto la investigación antidumping son los productos solares, incluido módulo fotovoltaico de silicio cristalino, célula solar y chip de silicio.

La UE, tiene el 70% del mercado de productos fotovoltaicos, y Estados Unidos el 10%, podrían cerrar sus negocios con China, lo que amenaza gravemente a las empresas dedicadas a la fabricación de estos productos en China.

La UE es el mayor mercado de productos solares, consumiendo anualmente el 60% de la energía solar generada en el mundo.

En 2011, China exportó paneles solares y sus componentes claves por valor de alrededor de 21.000 millones de euros a la UE.

Pero además en Europa,  la actuación de Bruselas responde a denuncias presentadas por la patronal europea del sector fotovoltaico, EU ProSun un grupo industria,l liderado por la alemana  SolarWorld AG, de más de 20 fabricantes europeos de paneles solares que representa a empresas españolas, alemanas o italianas y que busca que la Unión Europea tome medidas de retorsión aduanera. La empresa Sovello GmbH cerró en 2012 con 1.000 trabajadores despedidos y Q-Cells ha sido adquirida por una compañía de Corea del Sur.


Un día antes del anuncio la UE informó que impondría tarifas punitivas de más del 250 por ciento del costo a los paneles solares fotovoltaicos importados de China durante los próximos cinco años. Esas tasas, sin embargo, no serán aplicadas a los módulos solares que son ensamblados en China usando celdas adquiridas en un tercer país.

Las empresas chinas

La Administración Comercial de Shaoxing, en China revela que tres empresas de la ciudad han decidido a responder el pleito, mientras que otras empresas están buscando medidas de enfrentamiento. 
  Tras unos años de desarrollo, la industria fotovoltaica se ha convertido en una de las nuevas estratégicas económicas de la ciudad de Shaoxing.



En la actualidad, la ciudad cuenta con 30 empresas, entre las  mas importantes están: Zhejiang Sunflower Light Energy Science & Technology Limited Liability Company y Zhejiang Jinggong Science & Technology Co., Ltd,. Cerca de 10 empresas han sido afectadas directamente  y probablemente unos 39 fabricantes chinos están listos para pelear contra la investigación europea.

Importancia del mercado emergente
Aun no hay avanzado ningún proceso y falta tiempo para la decisión en la aplicación de sanciones.
Mientras tanto los mercados emergentes son una salida y también lo es el mercado interior de la republica popular china y las empresas fotovoltaicas de Shaoxing ya han abierto los mercados internacionales de Japón y Australia y han logrado avances importantes en el desarrollo del mercado nacional.

Para China,  la guerra comercial es una amenaza y un freno a las inversiones de la energía solar.
TrinaSolar Ltd, uno de los mayores productores de paneles solares de China, comunicó que “Esperamos que el mercado global pueda continuar abierto y que todo el mundo pueda acceder en el futuro próximo a la energía solar verde”, declaró Miao Liansheng, presidente de Yingli Green Energy Holding.

Los procesos abiertos con la guerra comercial frenaran el desarrollo de la tecnología empleada en la industria solar mundial y provocaran una caída de las inversiones en energía solar.




En cuanto a los EEUU

China está investigando el polisicio de Estados Unidos y el reciente anuncio de las autoridades estadounidenses podría “forzar al Gobierno chino a tomar represalias contra las exportaciones estadounidenses o presentar una nueva demanda contra Estados Unidos en la Organización Mundial del Comercio (OMC) por subsidios a sus industrias verdes”, apunta Scott Lincicome, abogado en comercio internacional de la firma de abogados White & Case LLP y autor de un reciente estudio para el Cato Institute sobre las políticas de Estados Unidos sobre los derechos compensatorios.
Desde China estos litigios y desacuerdos se consideran que desatan una lucha innecesaria dentro de la industria solar. Es una  guerra comercial que  está impidiendo cualquier progreso del sector”.

El mercado europeo ha crecido rápidamente desde 2009, pero los chinos han pasado en tres años del 63% al 80% de cuota mediante la venta de equipos por debajo de los costes de producción

Las medidas europeas podrían provocar la pérdida de entre 300.000 y 500.000 puestos de trabajo en China.

Las consecuencias van mas allá de la guerra comercial y de las medidas antidunding que adopte la UE, tienen sobre todo repercusiones en la propuestas de los diferentes países sobre el cambio climático y hay que subrayar que en  la Conferencia de Durban sobre el cambio climático, la actitud proteccionista de Estados Unidos hacia los productos solares chinos podría frenar considerablemente el avance de las conversaciones.

El panel federal de la Comisión de Comercio Internacional de EEUU votó a favor de continuar las medidas antidumping y antisubsidio contra los paneles solares de China, en lo que constituye la primera vez que se emite una norma de tal índole contra productos de nuevas energías.

El éxito de la industria fotovoltáica de China debe más a su innovación tecnológica y economías de escala que a los subsidios estatales. Tal y como sostienen los productores, estos recibieron derechos de uso de tierras y préstamos a precios de mercado y si se considera el factor del fortalecimiento del yuan, o renminbi (moneda china), sus intereses crediticios serían todavía más elevados que el promedio del mercado.


Además, la oferta de paneles solares de alta calidad y bajo precio en EEUU es una ayuda para que ese país gravemente endeudado reduzca sus elevadas emisiones, y contribuye a que sus esfuerzos de reducción no se vean afectados por sus apuros financieros.

Para la Unión Europea, severamente afectada por la crisis económica global, los productos de energía solar chinos tienen la misma importancia.

Los principales fabricantes de paneles solares estadounidenses después de que fracasaran a la hora de mantener sus negocios a pesar de haber recibido miles de millones de dólares de préstamos federales, en un escándalo que provocó una gran polémica en ese país.

Además, la mayoría de trabajos de la industria fotovoltáica de EEUU se concentran en los departamentos de ventas y diseño y no en la manufactura.
A medida que los países tanto ricos como pobres continúan discutiendo acerca de financiación y obligaciones en la lucha contra el cambio climático, la actitud proteccionista  dificulta sustancialmente las negociaciones y anula los esfuerzos realizados.

Varios países de la Unión Europea, entre ellos España, han liderado el sector eólico en los últimos años, gracias al apoyo institucional a las energías renovables plasmado en normas e iniciativas diversas. Las razones ambientales aducidas no siempre se corroboran con el contenido normativo y el desarrollo del sector.






Esta guerra comercial abierta ha incidido en la caída de mas del 90% de los productores chinos de polisilicio, que se han dejado de producir debido a la caída de la demanda.


Ayudas económicas chinas a la industria

Las subvenciones consisten, entre otros, en préstamos preferenciales a la industria de paneles solares y son las programadas por los planes de desarrollo quinquenales abiertos desde la apertura económica china. 
  • líneas de crédito y préstamos a bajo interés concedidos por bancos comerciales de titularidad pública y entidades de crédito oficial,
  • programas para subvencionar el crédito a la exportación,
  • garantías de exportación, seguros para tecnologías verdes,
  • garantía de acceso a sociedades empresariales offshore,
  • reembolso de los préstamos por parte del gobierno,
  • programas de subvenciones (por ejemplo, subvenciones en el marco de Export Product Research and Development Fund, Famous Brands y China World Top Brands, Funds for Outward Expansion of Industries de la provincia de Guangdong y Golden Sun Demonstration Programme),
  • suministro gubernamental de mercancías por una remuneración inferior a la adecuada (por ejemplo, suministro de polisilicio, extrusionados de aluminio, vidrio, electricidad y terrenos),
  •  programas de exenciones y reducciones fiscales directas (por ejemplo, exenciones o reducciones del impuesto sobre la renta en el marco del programa dos años exentos/tres al 50 %, exenciones del impuesto sobre la renta para las empresas con inversión extranjera (EIE) orientadas a la exportación,
  • reducciones del impuesto sobre la renta para EIE sobre la base de su localización geográfica, exenciones o reducciones del impuesto local sobre la renta para EIE productivas, reducciones del impuesto sobre la renta para las EIE que adquieran equipos de fabricación china, compensación de impuestos por actividades empresariales de investigación y desarrollo, restituciones fiscales por reinversión de los beneficios de las EIE en empresas orientadas a la exportación,
  • fiscalidad preferencial en el impuesto de sociedades para EIE reconocidas como empresas de alta tecnología o de tecnología innovadora, reducciones fiscales para las empresas de alta tecnología o de tecnología innovadora que participan en los proyectos indicados,
  • políticas preferentes en materia de impuestos sobre la renta para empresas de la región nororiental y programas fiscales de la provincia de Guangdong) y programas en el ámbito de los impuestos indirectos y los aranceles de importación (por ejemplo, exenciones del IVA sobre los equipos importados, reembolsos del IVA de las adquisiciones de equipos fabricados en el país efectuadas por las EIE y exenciones arancelarias y del IVA de las compras de bienes inmovilizados en el marco del programa de desarrollo del comercio exterior)
Se alega que los citados sistemas constituyen subvenciones porque conllevan una contribución financiera del Gobierno de la República Popular China o de otros gobiernos regionales (organismos públicos incluidos) y confieren ventajas a los beneficiarios. Se afirma que dichas exenciones están supeditadas al volumen de las exportaciones o al uso de bienes fabricados en el país y no importados o bien que dichas exenciones se circunscriben a determinados sectores o determinadas empresas o localizaciones y que, por lo tanto, son específicas y están sujetas a medidas compensatorias.
La guerra comercial ha incluido otros productos europeos sobre los que China quiere elevar quejas comerciales.

Sin embargo europa y los EEUU también han mantenido, hasta muy entrada la crisis económica ayudas a la prtoducción de energía solar.



En cualquier caso, China busca en los países emergentes nuevos mercados así como en su propio mercado interno.

China apuesta por una interdependencia cooperativa que se inicia hace años con la aportación de la Unión Europea de materias primas y equipos a China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.